Dónde buscar inspiración a la hora de escribir

A menudo nos suele ocurrir que nos sentamos a escribir y sólo somos capaces de fijarnos en la inmensidad del blanco que rodea toda la página. Nos comenzamos a desesperar y las palabras se esconden más y más hasta que finalmente nos damos por vencidos.

Hay muchos días así en la vida de un escritor, pero ahora voy a intentar daros algunos consejos para que estos días sean los menos posibles.

 

Para empezar debemos dejar claro que no se le debe dar mayor importancia a estos días en los que no nos sale nada bien, pues de dársela podríamos incrementar el bloqueo de escritor. Aunque, por otro lado, debemos tener siempre presente la frase de Picasso: «Que la inspiración te pille trabajando.», pues de nada serviría decir que hoy no te sientes inspirado si ni tan siquiera lo intentas. Y ahora, sin más dilación, vamos con los seis consejos:

Ver todo tipo de documentales. Aprender cómo se cosecha el arroz en Corea del Sur, por ejemplo, nos puede ayudar a encender la chispa de la inspiración. Además, ver lugares diferentes nos puede ayudar a desarrollar mejor los escenarios de nuestros textos.

Escuchar charlas y entrevistas de maestros. Youtube está lleno de charlas de Borges, Cortázar, Saramago, Sabato, Bolaño, Bukowski… Esto nos puede ayudar a crear un ambiente propicio a la escritura, pues no hay nada más inspirador que escuchar a un maestro hablando. Yo debo confesar que he visto esta entrevista de Cortázar unas tres o cuatro veces.

Pasea o haz deporte. Siempre que salgo a correr o a pasear llevo en mi mente la última escena que he escrito. Al cabo de un rato, tal vez gracias a las endorfinas, el cerebro se activa y terminas por ver cuál será el siguiente paso. Y, como ya mencioné en otra entrada, una vez escrita una primera frase que te agrade, el resto viene rodado.

Lee tu libro favorito. O al menos un par de capítulos o tus párrafos preferidos. Como bien dijo Saramago: «Un libro no se agota nunca. Incluso el peor de los libros no se agota. Y es que las palabras que a veces malgastamos, las que decimos sin darnos cuenta de lo que ellas son, de lo que ellas dicen, de lo que ellas hablan, en el libro, siempre nos están esperando. Esperan la lectura, la mirada, esperan que las descifremos, esperan sobre todo que las digamos. La palabra no es palabra mientras no se pronuncia. La palabra que está escrita es una sombra. Pero cuando la decimos es una sombra que se levanta, se presenta y se nos pone delante. La palabra más insignificante, la palabra que parece que no cuenta, la de todos los días, es como un pequeño tesoro. Y, en consecuencia, el libro es el lugar más rico que hay (…)»

Queda con tus amigos para tomar un café. Todos somos conscientes de los beneficios que obtenemos de una buena charla, de unas risas o de unas sonrisas junto a las personas que queremos.

Apaga las luces de tu cuarto y déjate llevar por la música. La música, cuando se escucha con la luz apagada y centrándonos especialmente en ella, puede ser una combinación ganadora a la hora de encontrar la inspiración. Aquí un buen ejemplo de ello.

 

Y con esto llegamos al final. Espero que os hayan sido de utilidad estos consejos de un humilde escritor. ¿Vosotros conocéis algún otro consejo? Si es así, dejarlo en la caja de comentarios. Muchas gracias por vuestro tiempo leyendo esto. Un saludo.

Categorías Consejos literarios, LiteraturaEtiquetas , , ,

Comenta a los lectores tus impresiones acerca de esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close