Opinión: Todos deberíamos ser artistas en algún momento

Me gustaría comenzar la semana con un artículo de opinión sobre qué significa ser artista y sobre cómo nos puede salvar en más de una ocasión.

Creo que comenté en cierta ocasión que estuve ocho meses sin poder escribir ni una sola palabra. Todo ocurrió a raíz de pretender escribir una historia basada en hechos reales. No tener que usar la imaginación (o apenas tener que hacerlo) me hizo detestar escribir. Pero, pasados los ocho meses, volví a sentir la necesidad de escribir gracias a una quemante sensación de vacío, de falta de sentido a lo que uno ve o vive. Y así volví a escribir, como mínimo, todos los meses —que no todos los días—.

A principios de año pasé por un momento complicado en mi vida y puedo decir que escribir me salvó. Muchos psicólogos aseguran que escribir es positivo, pues nos permite reflejar emociones y situaciones complejas a la vez que desarrollamos la imaginación. Esto nos ayuda a comprender mejor cómo somos realmente y, por consiguiente, la manera en la que vemos el mundo. Diría que el arte es para el artista, a fin de cuentas, un refugio donde sentirse seguro y cómodo; inclusive diría que es un amor que sólo perece al mismo tiempo que nosotros.

Puede que os estéis preguntando acerca de qué ocurre con las otras clases de arte, ya que sólo hablo de escribir. A los humanos, afirmaría que por instinto, nos gusta crear. ¿Y qué es el arte sino creación? Por eso creo que todos deberíamos ser artistas en algún momento de nuestra vida. Me explicaré mejor. Obviamente no todos deberían dedicarse a ello profesionalmente,  pero sí creo que todos debemos mantener intacta nuestra parte artística. ¿Por qué esto? Bien, crear, como ya dije, resulta instintivo para cada humano. Si preguntásemos a un niño sobre si prefiere pintar o leer, es bastante probable que escogiese pintar —aunque ambas sean opciones positivas—. Y no por nada nuestra infancia es, por norma general, la etapa más feliz de nuestra vida. El arte nos ayuda a conectar con el pequeño que fuimos y recordar la pureza con la que veíamos las cosas. Un grato recuerdo.

La necesidad del arte en la actual sociedad cobra, si cabe, mayor importancia. Podríamos detenernos a analizar a la sociedad moderna, pero lo resumiremos en que es más fría. Tan sólo hace falta ver la manera de comunicarnos. Por eso el arte, cualquier arte, que nos alce fuera de los muros internos que hemos construído a raíz del frío a nuestro alrededor, resulta de suma importancia para hacernos recordar que, más allá de los muros, hay vida, calor; en definitiva los sentimientos y las emociones, la esencia del ser humano.

Y es que, como bien dijo Robin Williams en El Club de los Poetas Muertos: «La medicina, el derecho, el comercio, la ingienería son carreras nobles y necesarias para dignificar la vida. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son las cosas que nos mantienen vivos.»

Manténganse vivos.

 

Comenta a los lectores tus impresiones acerca de esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close