Relato experimental I

Visto la buena acogida que tuvo el relato de ayer, hoy quiero publicar otro pero de una forma un poco diferente. Voy a escribir el relato en «directo»; no lo tengo preparado de antemano y no sé sobre qué va a tratar, ni tan siquiera si tendrá algo de sentido. Dependiendo de si os gusta o no, haré este tipo de relatos una o dos veces al mes. Espero que sepáis entender lo experimental del texto a continuación. 

La piedra azul

En el televisor aparece un hombre, menudo y con poco pelo, analizando la política externa del país. Pascal, hastiado, decide apagar la televisión y salir a montar a caballo por el prado. Mientras cabalga por las verdes e infinitas praderas, acaricia la piedra azul que lleva en el bolsillo de su bandolera. En todo momento le acompaña una inquietante sensación de que le observan con consentimiento. Hace un sol de justicia así que decide buscar rápidamente un lugar a la sombra. Un enorme castaño da sombra al caballo, a Pascal y al pequeño riachuelo. Con la espalda apoyada sobre el tronco del árbol y el sombrero texano sobre los ojos, decide descansar. Tan sólo se oyen los relinches del caballo, el suave cauce del río y el calmado siseo de las hojas. De pronto una voz, que él cree escuchar en su cabeza, le dice que hable ahora con ella. Se oyen unos pasos sintéticos, aproximándose con sutileza. Pascal se quita el sombrero y levanta la vista hacia la nada.

—Hola, princesa.

Pascal ve ante sí a una mujer, ataviada como la princesa Leia de Star Wars. Se levanta rápidamente y le hace una reverencia. Ella sonríe, pero le cuesta hacerlo y su gesto se vuelve ficticio, inquietante. Poco a poco, la princesa, se desvanece y Pascal queda bloqueado.

—Yo, yo…

—¡Corten! —grita el director desde su silla.

Pascal se acerca a él con aire desafiante.

—¿Quién coño se va a creer una película en la que un cowboy  ve la televisión, cabalga a caballo en un lugar donde no hay ni electricidad y, para más inri, habla con hologramas de princesas de otros planetas? Me largo. Quédate con tu mierda de película. Suerte.

Echó a caminar y al director no pareció importarle en absoluto. Pascal se dirigió a los camerinos, concretamente al de Ann. Tocó dos veces la frágil puerta de la caravana mientras, con la otra mano, acariciaba la piedra azul. Abrió la puerta el maquillador y Pascal entró sin permiso.

—Tengo que hablar contigo —giró sobre sí mismo y dirigió la vista hacia el maquillador—. A solas.

El hombre, musitando improperios, salió corriendo de la caravana.

—¿Qué ocurre? —pregunto Ann sentada, un tanto inquieta, observándolo por el rabillo del ojo mientras termina ella misma de maquillarse.

—Ocurre que la película es un bodrio y que no quiero volver a hacer una película así en mi vida. Pero eso no importa. Lo que me importa —frotó con nerviosismo la piedra azul con ambas manos—… Lo que me importa eres tú.

Ann se dio la vuelta y le vio con una mueca de incredulidad que se fue tornando hacia una sonrisa.

—No, déjame acabar. La piedra azul fue el mejor regalo que me han hecho. Significó que le importaba a alguien, que no todos veían en mí únicamente a un saco de dinero. Te quiero. Sí, es pronto. Pero te quiero. Cierro los ojos y ahí estás, en mil situaciones inverosímiles, y yo siempre te rodeo con mis brazos y beso todo tu cuerpo. Incluso soñé esto cuando nos hundíamos en medio del Mediterráneo. Me importa una mierda hundirme, dejar todo esto de lado si, por fin, tengo algo real; si por fin te tengo a ti.

Pascal se acercó a ella y la rodeó con sus brazos mientras le besaba la frente, las orejas, las mejillas, la nariz y, finalmente, los labios. No fue un beso de película, fue real. Ann sonrió, feliz.

—Por fin te has lanzado. Estoy dispuesta a hundirme contigo —sonrió al decirlo—. Pero, ¿y ahora qué?

—Ahora vendrá la vida real.

cc-by-nc-nd.png

 


 

Si os ha gustado, ya sabéis, decidlo en los comentarios.

1 comentario en “Relato experimental I

Comenta a los lectores tus impresiones acerca de esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close