¿Por dónde comenzar una novela?

Muchas veces, cuando ya hemos escrito infinidad de relatos, nos planteamos seriamente la posible odisea de escribir una novela. Debido a lo densa que puede resultar —me refiero para el escritor—, a veces nos sentimos abrumados y preferimos seguir con nuestros relatos —tampoco critico esto, ojo—. Por eso os quiero dar unos consejos para que os hagáis una idea de cómo empezar a escribir una novela y así, con una idea más o menos formada, podáis empezar con más ganas. 

Antes de nada, piensa qué quieres escribir. No te compliques en exceso y escribe siempre, SIEMPRE —disculpad las mayúsculas, pero quisiera enfatizarlo bien—, sobre algo que te apasione. Si de algo estoy seguro es  que, al escribir sobre algo que no te interesa, al final, por muy bueno que seas, termina empobreciendo en el resultado final.

¿Ya tienes un tema? Haz un resumen de la historia. Cuando escribí mi mejor novela  —todavía sin publicar— me percaté de que, tener un resumen previo de la historia, me hizo la tarea mucho más sencilla y placentera. Aunque, en cualquier caso, haz un resumen más bien simple; olvídate de escribir escenas enteras en el resumen. Más bien, haz una sinopsis extensa.

Empieza por el final. Puede sonar raro, pero el final es la parte más complicada de una novela, es el resumen, lo que querías contar desde el inicio. Así que ten por seguro que será, a su vez, la parte más importante. Empezar por el final te dará una pequeña guía para saber por dónde debes encaminar la novela. Y creedme, en medio de una novela de trescientas o cuatrocientas páginas, toda luz al final del túnel es poca.

Los días en los que no tengas ganas de escribir, siéntate aún así a trabajar. Si me diesen un euro por cada vez que, sin tener ganas de escribir, me puse frente al ordenador y terminé escribiendo una buena escena… bueno, sería rico. No digo que en todas las situaciones se deba «forzar la máquina» y escribir sí o sí, pero a veces las ganas las haces al caminar; otras veces, por desgracia, estamos con la cabeza tan embobada que ni somos capaz de escribir una mísera línea. Pero, como ya dije, escribir mucho también puede ser contraproducente. Hay que encontrar la diferencia entre lo que sería procrastinar y tener un bloqueo creativo.

Llevar unos días sin escribir no es malo. No ocurre nada por dejar reposar una novela un par de días. Para mí el límite donde me empezaría a preocupar son entre dos y tres semanas. Si en ese tiempo no he escrito nada, puede que la novela me parezca tan poco familiar como una mansión en las colinas de Los Angeles y termine por desechar el trabajo. Pero, unos días, no son para nada malos y menos un motivo para preocuparse y echarse las manos a la cabeza.

Tómate tu tiempo. Una novela la puedes escribir en una semana, o en un año, o en cuatro. No importa el tiempo. No estamos en una cadena de producción (pese a que, a veces, sí lo parece), así que tómate tu tiempo para pulir tu novela. No tienes fecha límite, relájate y disfruta del viaje.


 

Y con esto terminamos por hoy. Espero que os ayuden mis consejos y, si tenéis otros, compartidlos en la caja de comentarios. Muchas gracias por vuestro tiempo.

1 comentario en “¿Por dónde comenzar una novela?

Comenta a los lectores tus impresiones acerca de esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close