Construyendo un personaje de ficción 

Ya os conté dónde buscar la inspiración, por dónde comenzar una novela, consejos para escribir tu primera novela… Y ahora vamos a continuar esta serie con una serie de pasos que para construir un personaje de ficción. Empezamos.

  • Escoge un nombre. Esto depende de la metodología de cada uno, pero a mí me gusta darle antes de nada un nombre —a fin de cuentas es como un hijo—. Yo recomiendo no ponerle nombres lineales y típicos, como por ejemplo Juan García. En vez de eso, si mezclas «Juan» con un apellido extranjero como «Broggi», el resultado quedará mejor, diferenciador.  Bien, llamemos al personaje que estamos construyendo como Juan Broggi. Y, por si necesitáis más consejos, aquí tenéis algunos muy útiles.
  • ¿Cómo es? Ahora que ya cómo se llama, démosle forma. Una vez más, y nuevamente esto es a mi gusto, no está de más que el personaje tenga rasgos diferenciadores. Antes de seguir tampoco recomiendo crear una novela con todo personajes extraños, pues el resultado podría ser igual de extraño; no está de más poner una pizca de realidad cercana. Bien, dicho lo cual, diremos que es de estatura baja, no rebasa el metro sesenta, complexión delgada; de pelo ceniciento pese a que no tiene más de veintiocho años; su expresión corporal, la mayor parte del tiempo, denota hastío. Así es Juan Broggi.
  • ¿De dónde es? Este paso se puede saltar si uno escribe relato, pero en una novela creo conveniente darle importancia. Diremos que Juan Broggi nació en Puerto Rico, de padre italiano y madre colombiana. Y con este ejemplo ya dejas hueco para contar una historia sobre el porqué sus padres, siendo de diferentes puntos del mundo, acabaron ambos en un país extranjero.
  • ¿Quién o quiénes son las personas de su vida? Dale a tu personaje alguien importante en su vida, o, al menos, la búsqueda de alguien importante. Para Juan Broggi, la persona más importante es su hermana Linda, la cual todavía sigue viviendo en Puerto Rico mientras él se mudó a España.
  • ¿Qué aspiraciones tiene? Otra parte importante. Hay que darle al personaje un motivo para que se mueva y a la vez haga avanzar la trama. Y, ojo, con esto no digo que un personaje encerrado en una habitación no pueda hacer avanzar la historia, sino que, un personaje, debe siempre estar haciendo algo. Diremos que, Juan Broggi, con su aspecto alicaído, está cansado de su trabajo pero no encuentra, ni tan siquiera busca, fuerzas para cambiar su vida. Pero, un día, al salir de su trabajo en la lavandería, un coche fúnebre le empapa de agua tras pasar por un charco. Juan no se percata de que es un coche fúnebre y le grita, pero pronto ese grito se queda mudo. En ese instante, germina en su vida un sentimiento de cambio.
  • Que eche a andar. Es el momento de la verdad. ¿Qué camino le deparará la vida a Juan Broggi? Si queréis un último consejo: las escenas que sean variopintas, como el personaje.

Y ya está, ésos son mis consejos. Si así lo queréis, puede que escriba un relato sobre ese tal Juan Broggi; si soy sincero, me ha dejado un poco intrigado su historia. Saludos y feliz martes.

Comenta a los lectores tus impresiones acerca de esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close