Las dos reglas de oro para escribir una novela

Hoy quiero hacer mención a dos reglas que nunca, jamás, se deben obviar. Tras el salto, comenzamos.

Nunca, jamás, definas el género de una novela antes de terminarla. Imaginemos a unos padres que obligan a su hijo a ser futbolista. El chico, por su parte, no le interesa demasiado el deporte, pues prefiere pintar. Bien. El chico crece siguiendo el camino delimitado por sus padres. No se le da mal ser futbolista, pero no siente especial devoción y pronto empieza a perder interés en el fútbol. Y aquí viene el problema: el chico debería haber hallado por sí mismo su propio camino. Y esto mismo ocurre con las novelas. Si delimitas el texto desde un inicio, no vas a permitir que la historia halle su propio camino.

Disfrutar escribiendo. Esto puede parecer de perogrullo, pero se nos suele olvidar que una de las finalidades de un libro es entretener. Así que mi consejo es: «si no disfrutas escribiendo, olvídate de ese texto.»

Comenta a los lectores tus impresiones acerca de esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close