Hablemos sobre 50 Sombras de Grey

De vez en cuando uno comete locuras. La mía fue ver la película de Cincuenta Sombras de Grey. Con el libro no me atrevo, puesto que no pienso perder más de dos horas con esto. Tras el salto, hablaré sobre esta saga.

La saga de las cien millones de copias vendidas… Esto me lleva a plantearme muchas cosas, como por ejemplo en qué nos hemos convertido como sociedad, o en qué destaca esta saga. A la primera de esas preguntas prefiero no responder, y para la segunda no tengo respuesta.

A partir de aquí, hablaré de la trama, así que, si por algún motivo, quieres ver la película, no sigas leyendo. Bien, dicho esto, empiezo. La película arranca con Anastasia Steele (Dakota Johnson) asistiendo a una entrevista con Christian Grey (Jamie Dornan). Y debe ir porque su compañera de piso está enferma y no puede ir ella, cosa que a Christian Grey le parece bien. Sinceramente, no sé para qué hace la entrevista, pero bueno, de algún modo debían conocerse. Lo pasaremos por alto. En la entrevista flirtean un poco y ella se va con buena impresión del tal Grey. Bueno, vale.

Anastasia, que trabaja en una ferretería, es sorprendida por Christian Grey, quien le pide, literalmente, «que le recomiende algo de bricolaje». Sin comentarios. Bueno, flirtean un poco más, él se ofrece a hacer unas fotos para el artículo de la entrevista y luego quedan para tomar un café. A partir de este momento, la película se vuelve erótica (por decir algo). Grey le pide que firme un contrato de confidencialidad (bueno, medio aceptable puesto que el tío es un ricachón). Pero poco tiempo después le pide un contrato de esclava sexual. Sí, literalmente. Y ojo, porque el contrato la obliga a quedarse en casa de Grey de viernes a domingo, que es cuando él tiene libre para «follar duro» (tal y como dice en la película). Bueno, ella se pasa toda la película dudando si firmarlo o no, mientras tanto se pasan media película acostándose y enviándose correos electrónicos (sí, no deben saber que existe Whatsapp, Telegram, Line, WeChat, Skype…).

Entonces llegan a la reunión en la que negocian los pormenores del contrato que Grey le había mostrado. Y, en dicha reunión, pasa esto:
—Para que veas lo bueno que soy, me ofrezco a añadir una claúsula que te permita escoger un día a la semana para que tengamos una cita como una pareja normal.

—Acepto. ES USTED MUY AMABLE.

Vamos a ver… Te obliga a firmar un contrato para que seas su esclava sexual, ¿y dices que es muy amable por añadir esa claúsula? Dios, y vendió más de cien millones de copias esta saga literaria…

Bueno, hablan un poco más y al final ella se va de la sala de reuniones sin haber firmado nada y con la promesa de que Grey le echará un ojo al contrato nuevo. Luego se pasan otra media hora de película acostándose y fustigándose. Hasta que vuelve a haber un diálogo basura y luego otra vez se vuelven a acostar. Pero llegamos a un punto crítico… El tío no está suficientemente conforme con la «suavidad del coito» y ella, ojo al dato, le pide que le dé mucho más fuerte para poder entenderle a él… (Dios mío, dame paciencia…). Le da seis latigazos y ella se asusta y se larga. No se larga al ver todos los juguetes eróticos que tiene en el cuarto, no, con eso no, pero porque le da seis latigazos tras pedírselo ella sí, con eso sí se larga asustada. Y ahí se acaba esta «película». La cual, sinceramente, funciona más como comedia que como drama romántico-erótico.

Para resumir un poco lo que me pareció la película usaré una crítica de Nando Salvá, del Diario El Periódico: «(…) Cualquier contrato de arrendamiento tiene más profundidad dramática.»

Fuente de la imagen de cabecera: Cincuenta Sombras de Grey

P.D.: No me puedo creer que esto haya vendido cien millones de copias y que haya recaudado más de ciento sesenta millones de dólares. No lo entiendo. Con la de sagas literarias buenas que hay, ¿por qué semejante bodrio…? ¿Por qué?

P.P.D.: Aprovecho para decir que mi primera novela, Cuatro Artistas, Cuatro Sonrisas, está disponible para descargar gratuitamente en Amazon hasta el viernes 16.

Categorías Cine y televisión, Literatura, Opinión

Comenta a los lectores tus impresiones acerca de esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close