Acerca de la dieta paleo

Quien me siga en este blog sabrá que, a veces, opino sobre temas que no tienen que ver con el arte y ésta es una de esas ocasiones. Espero que sepáis entender este pequeño y esporádico artículo, pues debía desahogarme.

Llevo meses escuchando acerca de la dieta paleo —o paleolítica— y de sus bondades. Vamos a ponernos en situación. La dieta paleo es aquella que trata de imitar la alimentación que se llevaba en el paleolítico porque, según sus seguidores, es a lo que el cuerpo está acostumbrado y supone una vuelta a las raíces y a lo que el cuerpo necesita. Parece buena, ¿verdad? Bueno, pues tiene unos cuantos puntos en contra:

Cereales integrales. Casi todos hemos escuchado que los cereales integrales son sanos y hay miles de estudios que avalan su valor nutricional. Pues bien, éstos no se incluyen en la dieta paleo —al menos no se consumen a menudo ni mucho menos—. Con lo cual quitamos unos alimentos que aportan salud porque, según los seguidores de la dieta paleo, «no se consumían hace dos millones de años».

Grasas animales. Siendo vegetariano o vegano sí se puede seguir la dieta paleo, pero ya sería una variante muy diferente a la que proponen originalmente, con lo que significa que se abusa de las grasas de origen animal. Ya no vamos a entrar a valorar la ética, pero a poco que uno esté informado, sabrá que las grasas animales no son las más saludables y en asociaciones como la American Diabetes Association ponen como principales causas de enfermedades cardiovasculares debido a las grasas saturadas y al colesterol.

La dieta paleo funciona, hasta que deja de hacerlo. Sonará de perogrullo, pero así es. La diabetes, por ejemplo, es producida por un exceso de grasa que impide a las células nutrirse de carbohidratos, por decirlo así (más información en la entrevista que le hicieron hace unos años al doctor Neal Barnard). ¿Entonces por qué tiene tantos seguidores esta dieta? Porque, como ya dije, funciona. Sí, esto puede parecer una contradicción, pero así es. El cuerpo tiende a acumular grasa, cosa que saben los seguidores de la dieta paleo, pues en el paleolítico había escasez de comida y el cuerpo, sabiamente, guardaba grasa —al igual que los animales que hibernan— para la época de mayor escasez. Así pues, priorizar las grasas como fuente principal de energía da resultado: uno se sentirá más enérgico y posiblemente más definido —con matices, porque en esto impera la ley de la termodinámica—. ¿Pero es sano obviar los cereales integrales como la avena, el trigo sarraceno o los pseudocereales como la quinoa tan sólo porque llevamos apenas diez mil años consumiéndolos? No, claro que no. Los cereales llevan hierro, fitonutrientes en cantidades altas, aportan carbohidratos complejos, proteínas… Dudo que sea algo a descartar por el mero hecho de que «apenas» llevamos diez mil años consumiéndolos, ¿no? Por favor, no estamos en una cueva. Si quieren priorizar las grasas como fuente de energía y estar realmente sanos, hagan ayuno intermitente, es decir: dieciséis horas sin comer y ocho en las que podemos comer —aunque esto necesita de un proceso de adaptación de algunas semanas—. Además, esta dieta paleo puede funcionar bien hasta los cuarenta años (aproximadamente), pero luego el cuerpo tenderá a acumular lentamente grasa en las arterias y vendrán los problemas cardiovasculares como la diabetes de tipo II, infartos… La evidencia científica deja claro que hay mejores formas de alimentarse.

Y con esto quiero dejar claro que no es una dieta cómoda, ni barata, ni ecológica, ni saludable a medio-largo plazo.

P.D.: Vuelvo a pedir disculpas por este artículo, pero de verdad tenía que desahogarme.

 

Foto de portada gracias a la web Pixalby y al usuario Hans.

Categorías Artículos y reflexionesEtiquetas , , , , ,

Comenta a los lectores tus impresiones acerca de esto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close